La mujer denunciada por segunda vez como una falsa médica en Esperanza fue imputada este miércoles por estafa y defraudaciones además del ejercicio ilegal de la profesión. Dentro de esta nueva causa se investigan posibles contrataciones en Córdoba y Entre Ríos con el mismo modus operandi para engañar a centros de salud públicos y privados.

//Mirá también: Volvieron a detener en Esperanza a una mujer imputada como falsa médica

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) recordaron que Natalia De Simone (42) ya había sido detenida en 2019 por este tipo de delitos. En ese momento acordó la suspensión de juicio a prueba, pero ahora encontraron evidencia de que incumplió las reglas de conducta fijadas para evitar una condena.

Respecto de la investigación en curso, el fiscal Alejandro Benítez señaló que la mujer de 42 años presentó un currículum vitae en el que afirmaba que había terminado la carrera de medicina. “También dijo que había realizado una residencia en el Hospital Iturraspe de Santa Fe”, añadió.

//Mirá también: La falsa pediatra de Monje aceptó los cargos y deberá pagar 20 mil pesos

El funcionario planteó que la imputada fue contratada por un servicios de emergencias médicas y un sanatorio privado de Esperanza. Sin embargo, no descartan que haya conseguido trabajo en otras provincias mediante el mismo engaño.

Treinta pacientes, recetas y facturas C

En el MPA estimaron que al menos 30 personas fueron atendidas por la acusada entre el 1° y el 15 de septiembre. Durante ese período cubrió guardias, hizo diagnósticos y recetó medicamentos a pesar de que no tiene título que la habilite para ejercer el arte de curar.

Entre la evidencia recabada hasta el momento, el fiscal señaló que De Simone emitió facturas C y utilizaba un sello con el número de matrícula de una profesional en actividad que tiene el mismo nombre de pila.

A pesar de que la pena máxima en expectativa es de un año de prisión, Benítez confirmó que este viernes solicitará que la médica continúe detenida. “Creemos que su accionar es muy grave”, señaló. A continuación, alegó: “Sabe que no está habilitada para el ejercicio del arte de curar y, sin embargo, sigue atendiendo la salud de las personas recetándoles medicamentos”.

Fuentes oficiales recordaron que la probation acordada con la falsa médica en 2019 estableció el pago de 50 mil pesos como reparación de uno de los delitos atribuidos. La víctima fue una mujer que sufrió quemaduras leves por un tratamiento estético.