En el inicio de su segundo año de gestión, Omar Perotti encabezó este martes en Sauce Viejo su primer acto con referentes del peronismo y socios políticos de otros sectores. Allí planteó que para los opositores es “más fácil buscar la pelea en el peronismo” de Santa Fe e insistió en “dejar de hacer la vista gorda y cortar definitivamente los vínculos con el delito”.

Respecto del conflicto entre dirigentes del Partido Justicialista (PJ) por la causa penal en la que apuntaron como sospechoso al senador provincial Armando Traferri, el titular de la Casa Gris aseguró: “Esto en todo caso es una discusión de corrupción o decencia, justicia o impunidad”.

“El peronismo ha sabido superar situaciones difíciles, sabe separar la paja del trigo. Construye a favor de la gente y hoy la gente no quiere impunidad ni privilegios”, planteó el rafaelino ante intendentes, presidentes comunales, algunos legisladores y ministros. A esto agregó: “Podemos gobernar de cara a la gente y creo que esto es lo que molesta”.

Al tono y el mensaje del ex senador nacional se contrapuso la ausencia de la vicegobernadora Alejandra Rodenas, quien viajó a Buenos Aires para presenciar la sesión en la que se legalizó el aborto. Allí se reunió con Roberto Mirabella, reemplazante de Perotti en la Cámara alta y uno de los legisladores que apoyó el proyecto.

El mandatario provincial repasó el inicio de su gestión y recordó que la misma tuvo “frenos para que no arranque”, pero fue más allá. “No quieren frenar un gobierno, quieren frenar una forma diferente de hacer política, que es transparente, que deje de lado las extorsiones, el esquema corporativo, los vínculos de la política con el delito”, aseguró.