A casi dos semanas de la denuncia por la desaparición de un hombre de 43 años que colaboraba en un centro para personas con consumo problemático de drogas, la Policía confirmó que lo habían matado. Lo más llamativo del caso es que el sospechoso del crimen tomó veneno y murió luego de que allanaran su casa.

//Mirá también: Atacaron a balazos a dos hermanos en barrio Los Hornos y asesinaron a uno

El cuerpo de Joaquín Tapari fue hallado este martes por la tarde dentro de un pozo en una vivienda rural. Roberto Carlos Perrone recibió allí a las autoridades, pero tomó una sustancia tóxica y se descompuso cuando encontraron el cadáver en avanzado estado de descomposición.

El acusado cayó al piso por un fuerte dolor en el abdomen y le salía espuma por la boca. Así fue trasladado por las fuerzas provinciales hasta un hospital en la localidad del departamento General Obligado, pero no lograron salvarlo.

//Mirá también: Murió un hombre que había sido apuñalado en marzo en Santa Fe

Tapari estaba desaparecido desde el 10 de junio y conocía a Perrone por su tarea en El Buen Samaritano, un establecimiento de Malabrigo donde concurren personas con consumo problemático de drogas.

Rastrillaje y homicidio en Malabrigo

De acuerdo al relato de los voceros, agentes de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) llegaron hasta un campo ubicado frente al basural de la localidad, a unos 4 kilómetros del radio urbano, con perros de rastreo.

La pesquisa llevó a los policías hasta la casa de Perrone porque fue el último lugar en el que habían visto a la víctima. Ante la denuncia de paradero y la consiguiente investigación, el sospechoso dijo que esa noche estuvieron cenando junto a una mujer y que al otro día dejó a Tapari en el ingreso a Malabrigo, pero no logró convencer a las autoridades.

La causa penal está en manos del fiscal Leandro Mai, del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Reconquista, quien para la búsqueda convocó a detectives de la cabecera departamental y agentes de la sección Perros de la capital provincial. También colaboraron bomberos zapadores.

El funcionario ordenó que ambos cadáveres fueran trasladados a la morgue del Poder Judicial en Reconquista, donde este miércoles planeaban realizar las autopsias.