En la última semana, Santa Fe sumó un promedio de 75 pacientes con coronavirus. Debido a la caída de los casos nuevos, el Ministerio de Salud anunció medidas para empezar a centralizar la atención de personas infectadas en los principales aglomerados urbanos.

//Mirá también: Santa Fe reportó la menor cantidad de casos nuevos de coronavirus en 14 meses

La curva epidemiológica se viene desacelerando desde hace 16 semanas sin interrupciones. Ante este nuevo escenario, las autoridades decidieron implementar de manera progresiva un cambio en la distribución de pacientes con COVID-19 que requieran internaciones en las regiones de Rosario y la capital provincial.

Fuentes oficiales explicaron que el objetivo final es centralizar en un hospital de cada localidad la asistencia sanitaria por coronavirus. En el caso de Santa Fe se eligió el viejo Hospital Iturraspe, que empezó a utilizarse nuevamente debido la pandemia después de la inauguración de su nueva sede.

//Mirá también: Santa Fe aguarda decreto nacional para tomar nuevas medidas por COVID-19

En el caso de Rosario y localidades vecinas, el Ministerio de Salud concentrará la atención en el Hospital Modular de Granadero Baigorria, construido en el predio del Eva Perón. Desde la Provincia aclararon que otros efectores como el Hospital Cullen podrán seguir tratando a personas con COVID-19, pero priorizarán urgencias y patologías graves.

El viejo Iturraspe está ubicado en la zona céntrica de Santa Fe y tiene prestaciones de primer nivel tanto en sala general como en terapia intensiva. Actualmente cuenta con 20 camas críticas, un cantidad que consideran suficiente para la atención de pacientes con coronavirus si se mantiene la actual situación sanitaria.