Por segunda vez en cuatro días, Colón perdió este jueves y esta vez recibió un golpe de mayor impacto porque se quedó afuera de la Copa Argentina. Después haber igualado 1 a 1 en Rosario, Patronato ganó en la definición por penales y clasificó a los octavos de final del torneo en una noche inolvidable para Facundo Altamirano.

El arquero del Patrón no sólo le atajó un remate a Rodrigo Aliendro cuando llegó la hora del desempate en el Coloso del Parque de la Independencia. En el primer tiempo, el ex Banfield desvió otro disparo de Luis “Pulga” Rodríguez desde los 12 pasos cuando el marcador estaba en cero.

El encuentro en la cancha de Newell’s se abrió en el segundo tiempo, cuando Ramón Ábila convirtió para Colón. Después del festejo de “Wanchope”, parecía que el equipo de Julio Falcioni tenía todo para clasificar. Sin embargo, Alexander Sosa sacó un golazo de la galera y conquistó el empate con un zurdazo desde la medialuna.

El escenario cambió por completo en el Estadio Marcelo Bielsa durante la últim parte del encuentro. Patronato tuvo chances de llevarse la victoria, pero falló en la definición.

A la hora del desempate, los entrerrianos ganaron 3 a 2 en una serie de cinco remates. Altamirano atajó uno de los penales y Ábila falló en el último disparo para Colón.

Con este resultado, Patronato se anotó entre los primeros equipos que llegan a octavos de final de la Copa Argentina. Su próximo partido será ante el ganador del duelo entre Flandria y Gimnasia y Esgrima de La Plata.