Carlos Reutemann, ex gobernador de Santa Fe, presentó un deterioro en su estado de salud. Según informó este lunes en un corto parte el Sanatorio Santa Fe, donde se encuentra internado desde el 30 de mayo, volvió a ser trasladado a terapia intensiva.

//Mirá también: El exgobernador Carlos Reutemann dejó terapia intensiva tras dos semanas

“Presentó un deterioro en su estado clínico, con registros febriles y empeoramiento de su función renal. Fue derivado nuevamente a la Unidad de Cuidados Intensivos”, indicó el centro clínico al mediodía.

Reutemann habían sufrido una hemorragia digestiva el 5 de mayo y debió ser derivado al Sanatorio Parque de Rosario para detener el sangrado. El 21 del mismo mes, el senador santafesino fue dado de alta y se le indicó continuar su recuperación desde su hogar.

Pero tan solo nueve días después debió ser internado nuevamente en el Sanatorio Santa Fe al presentar un cuadro de anemia. El dirigente de 79 años comenzó a tener idas y venidas en su estado de salud desde entonces.

El ex F1 fue derivado nuevamente a terapia intensiva.Sanatorio Santa Fe

El coordinador del Departamento clínico del Sanatorio, Sebastián del Pazo, fue quien comunicó este lunes la desmejoría de Reutemann y su vuelta a la Unidad de Cuidados Intensivos.

El ex corredor de Fórmula 1 había dejado la terapia intensiva hace seis días al encontrarse “clínicamente estable”, respondiendo “favorablemente” a los tratamientos médicos y sin fiebre. Sin embargo, la clínica había informado que su estado de salud continuaba siendo “reservado”.

//Mirá también: Mejoró la salud de Carlos Reutemann tras las últimas complicaciones

El cuadro clínico del ex gobernador se debe a enfermedades preexistentes como una “hepatopatía crónica”, “hipertensión portal de larga data” e “insuficiencia hepática”, según plantearon los médicos durante su internación. Reutemann había sido operado en Nueva York por un cáncer de hígado en 2017.

“Tenía un tumor en el hígado. Tuvieron que hacer una cirugía bastante compleja porque el tumor estaba encapsulado”, aseguró tiempo después de la intervención. “Fue una cirugía muy larga de seis o siete horas y estuvo tres meses para cicatrizar. Tuve una recuperación lenta”, añadió.