Un comerciante de Romang fue denunciado este sábado por vender carne en mal estado. El detalle curioso dentro de la causa penal que se abrió al respecto es que el local se llamaba “Manitas Traviesas”. La mercadería fue decomisada y luego destruida bajo supervisión legal unos 40 kilómetros al sur de Reconquista.

//Mirá también: Clausuran un supermercado de Venado Tuerto y decomisan mil kilos de carne

Durante el procedimiento, agentes de la Guardia Rural Los Pumas incautaron 40 kilos de cortes de vaca, cerdo y pollo junto con embutidos. Según fuentes del Ministerio de Seguridad de la provincia, el dueño del negocio no tenía documentación que acreditara el origen de los productos.

El operativo de Los Pumas se llevó a cabo en un local ubicado sobre 25 de Mayo al 2200.Ministerio de Seguridad de Santa Fe

Después de la inspección del local ubicado sobre 25 de Mayo al 2200, una representante local de la Agencia Santafesina de Seguridad Alimentaria (Assal) examinó la mercadería. La veterinaria corroboró que la carne no era apta para consumo humano, lo que implica una infracción al artículo 206 del Código Penal.

En las heladeras había cortes y embutidos no aptos para consumo humano.Ministerio de Seguridad de Santa Fe

//Mirá también: Alerta alimentaria por una barra energizante fabricada en Santa Fe

En ese momento, las autoridades notificaron al Ministerio Público de la Acusación (MPA). El fiscal de Reconquista, Leandro Mai, ordenó el decomiso de todos los productos y el traslado de Emiliano E. para que fuera notificado ante la Policía sobre la formación de la causa penal en su contra.

La carne fue descartada bajo supervisión de una veterinaria de Assal en el basural municipal.Ministerio de Seguridad de Santa Fe

Luego de la intervención de la Justicia provincial, la carne fue trasladada al basural municipal para su desnaturalización. De esta manera descartaron todos los cortes incautados en paralelo con la investigación para determinar si la mercadería había sido robada.