El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, sostiene que el magistrado actuó con "manifiesta arbitrariedad".


El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, presentó este martes ante el Consejo de la Magistratura una denuncia por “mal desempeño” contra el juez federal rosarino Marcelo Bailaque. En ella señala que incurrió en “negligencia grave en el ejercicio de sus funciones”.

Además de su cargo en la Cuna de la Bandera, el magistrado también ejerce como subrogante al frente del Juzgado Federal 2 de la capital provincial. Éste quedó vacante por la jubilación de su titular y allí es donde se tramitó uno de los casos a los que apunta el funcionario provincial.

En julio, el ministro había advertido que “la Justicia Federal está pintada en Rosario” y había aludido a la “desidia” y “vagancia” de algunos sus miembros. Entonces adelantó que preparaba “un pedido de juicio político” por “un tema de narcotráfico”, aunque no había mencionado su nombre.

Sain pasó del dicho al hecho y atribuyó a Bailaque “actos constitutivos de faltas disciplinarias vinculadas a la eficaz prestación del servicio de Justicia”. Según la denuncia, se verifican motivos “serios y suficientes” para tener acreditada la causal de “mal desempeño” del magistrado por haber mediado al menos “la realización de actos de manifiesta arbitrariedad en el ejercicio de sus funciones”.

Por otra parte, el ministro también señala la “negligencia grave en el ejercicio del cargo” por parte del juez causó un “perjuicio a los intereses generales de la sociedad y la administración de justicia”.

Uno de los casos que menciona en el escrito al que accedió Télam es el presunto retardo en firmar una orden de allanamiento en junio para detener a una mujer acusada de narcotráfico en la ciudad de Santa Fe.

Según la presentación, Lorena Guadalupe Melgarejo fue divisada por la policía en el domicilio de su hermano mientras estaba prófuga de la Justicia. El pedido de captura se refería al tráfico internacional de estupefacientes a bordo de una avioneta secuestrada en un camino rural de la provincia y proveniente de Paraguay.

Ante el pedido telefónico del fiscal federal Walter Rodríguez para allanar la vivienda, Bailaque pidió una presentación por escrito. Mientras el tiempo transcurría, el Ministerio Público realizó el pedido formal por el sistema informático y unas horas después insistió con un pronto despacho, pero según la denuncia de Sain, el juez lo rechazó por falta de fundamentos.

El mismo juez había declarado en rebeldía a Melgarejo, solicitado su detención a Interpol y rechazado un planteo de eximición de prisión del abogado de la prófuga, según consta en la presentación.

El otro caso mencionado en el escrito de Sain refiere a la detención de un narcotraficante en el sur de Santa Fe, Carlos Andrés Ascaíni, a quien Bailaque supuestamente le devolvió un automóvil que había sido secuestrado con droga cuando el hombre fue detenido.

Finalmente, la presentación ante el Consejo de la Magistratura cita las quejas de dos fiscales rosarinos contra el juez en 2013. Los funcionarios cuestionaban al magistrado por rechazar medidas procesales requeridas en distintas causas penales relacionadas con la investigación del narcotráfico en paralelo con el avance de la causa provincial que terminaría con condenas a los principales miembros de “Los Monos”.




Comentarios