El Ministerio de Seguridad provincial presentó este domingo un informe sobre una serie de 201 denuncias contra la policía santafesina durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Según las autoridades, la mayoría de los episodios ocurrieron durante los operativos de control por la emergencia sanitaria.

El análisis que presentó el subsecretario de Control Institucional, Diego Rodríguez, refleja que más de la mitad de los reportes se refieren a efectivos a cargo de verificar el cumplimiento de los decretos presidenciales por la pandemia de COVID-19. Así se registraron 67 posibles casos de malos tratos -un tercio del total- junto con 37 de incumplimiento de deberes de funcionario público (18%) y 23 de apremios ilegales (11%).

"Las prácticas abusivas y delictivas de la policia serán siempre un problema que tendremos que afrontar en democracia", afirmó el ministro Marcelo Sain a la hora de dar a conocer los resultados del trabajo de control. El funcionario aseguró que no debe haber una "tapadera oficial de las mismas" y en este sentido tienen que tratar de prevenirlas "en todos los niveles".

El documento del Ejecutivo abarca hechos registrados desde el sábado 21 de marzo, el segundo día de aislamiento a nivel nacional, hasta el martes 26 de mayo. En ese período de algo más de dos meses, un 13% de las personas que recurrieron a las autoridades de control dieron cuenta de que la policía les robó dinero y otros elementos cuando debían cumplir con su servicio.

Si bien algunos episodios fueron notificados a través del 911, el mecanismo más utilizado para revelar las presuntas irregularidades fue la línea gratuita 0800-444-3583, destinada a reportes ciudadanos de seguridad. Al respecto, Sain aseguró que la cartera que conduce "nunca encubrió algunos de estos hechos ni protegió al personal comprometido".