Un amigo del matrimonio se acercó hasta la casa porque no respondían a sus llamados y se encontró con la dramática escena.


Una mujer discapacitada tuvo que convivir durante tres días con el cuerpo sin vida de su marido, que murió durante la cuarentena.

Antonio se preocupó porque su amigo Elvio no le respondía las llamadas telefónicas, y decidió ir hasta su casa, ubicada en Necochea al 6300 de la ciudad de Santa Fe, según publicó LT10.

Cuando llegó este lunes, y logró ingresar al domicilio, se encontró con el cadáver de su amigo, y a su esposa discapacitada sumamente angustiada y descompensada.

La mujer le contó que el hombre había fallecido el fallecido el viernes, pero no había podido alertar a nadie por su condición. Recién por la noche la señora pudo ser trasladada al Hospital Sayago y el cadáver fue retirado este martes por la mañana.




Comentarios