La ministra de Educación, Adriana Cantero, fue clara: "la escuela no está preparado para la modalidad a distancia". Así la funcionaria abrió su balance en torno a cómo a sido la performance de los maestros y los alumnos en las últimas semanas de actividad suspendida en las aulas, en un contexto donde no todos los estudiantes disponen de conectividad para cumplir con los requerimientos de los docentes.

"Nosotros teníamos censada la conectividad de cada escuela, pero no contemplábamos la conectividad de las familias en sus casas, que ahora resulta indispensable", manifestó Cantero en contacto con Canal 3.

Sobre el desempeño de la enseñanza virtual y a la hora de colocar una calificación, la ministra dijo que evaluaría dicha modalidad "con un 7", en relación a las dificultades que quedaron expuestas en la comunicación entre el equipo docentes y los alumnos.

No obstante ponderó que la emergencia está permitiendo que se desplieguen "capacidades que en el aula no se usaban y serán importantes para repensar la escuela cuando volvamos".

Frente a dicho panorama, Cantero resaltó que se están repartiendo los cuadernos impresos que envió Nación para que los jóvenes estudien en casa y la semana que viene harán lo propio con el material elaborado a nivel santafesino.

En un contexto marcado por la profundización de las necesidades de alimentación de quienes habitualmente concurren a los comedores escolares, la titular de la certera educativo indicó que ya está en marcha la distribución de módulos alimentarios.

"Reemplazamos la alimentación en los comedores y la entrega de viandas, para darle paso a los módulos alimenticios que no son otra cosa que bolsones con elementos de primera necesidad que posibilitan que las familias puedan cocinar en casa", explicó.

"Si transformamos las 176 mil raciones de comida que diariamente se entregaban en toda la provincia, y las 450 mil copas de leche en módulos alimentarios vamos a ver que el Ministerio de Educación asiste a 120 mil familias en Santa Fe", puntualizó Cantero.