Los Sabaleros arrasaron con las 12 mil localidades que tenían disponibles y desde la dirigencia gestionaron un mayor número de entradas.


Colón de Santa Fe vive un momento histórico y sus hinchas se volcaron en forma masiva a comprar su entrada para presenciar la final de la Copa Sudamericana ante Independiente del Valle. En ese sentido, este miércoles se agotaron las 12 mil localidades que los fanáticos sabaleros tenían a disposición. 

Por este motivo, desde la dirigencia sabalera gestionaron nuevas entradas y en las últimas horas la Conmebol confirmó que el elenco rojinegro contará con las dos populares del estadio General Pablo Rojas, comúnmente conocido como La Nueva Olla, perteneciente al club Cerro Porteño y situado en el barrio Obrero de la capital paraguaya.

Es que en principio la Conmebol destinó 12.000 entradas para cada uno de los clubes finalistas, aunque se preveía que esa cantidad sería excesiva para la demanda de los seguidores del club ecuatoriano, ya que no es de los de más convocatoria de su país y la distancia desde Sangolquí hasta Asunción es de más de 5.200 kilómetros.

Distinto es el panorama para los fanáticos del Sabalero, que no sólo transitan un momento único en sus 114 años sino que además tienen un recorrido mucho más corto hasta la capital de Paraguay.

Como resultado de esa negociación con el club rival y con la Conmebol, quedó estipulado que Colón podrá utilizar otros 22.000 lugares, y para los parciales de Independiente del Valle se reservará un codo con una capacidad para aproximadamente 2.000 personas.

El estadio será habilitado para 45.000 personas y de acuerdo a los cálculos de la dirigencia del club santafesino habrá aproximadamente 35.000 simpatizantes del equipo que conduce Pablo Lavallén.




Comentarios