Delincuentes irrumpieron en el museo Regional de Malargüe y robaron artículos arqueológicos invaluables de cientos de años de antigüedad.

//Mirá también: Nueva estafa: venden lotes de dudosa titularidad y usan el nombre de la Municipalidad

El hecho se perpetró durante el jueves y fue descubierto por el personal que allí trabaja. Dentro de la investigación fueron convocados los dos serenos que tiene el museo para que declaren.

Para alcanzar la meta los ladrones rompieron vidrios de las ventanas, candados de las salas y sacaron rejas.

“Lamentamos este robo porque se ha ingresado a un sitio patrimonial y las salas más afectadas han sido las de arqueología e historia”, dijo Francisco Parada, coordinador del área de patrimonio cultural de la municipalidad de Malargüe.

Luego de realizar la denuncia en la Comisaría 24, personal del museo comenzó un exhaustivo inventario para determinar los objetos históricos que robaron de las salas de paleontología, historia y donde más se centraron que fue en la sala de arqueología.

El valor de los artículos que robaron “no se puede calcular, si tiene mucha significación histórica. La verdad que no hay palabras para explicar este daño a un patrimonio que es de todos”, agregó Parada.

Entre los artículos que los delincuentes robaron había “puntas de flecha, adornos que los aborígenes llevaban en sus labios. También cuatro o cinco collares de ornamentación que utilizaban los pueblos primitivos hechos de diferentes materiales. Se llevaron cuatro pipas hechas de piedra, una aguja hecha con hueso de choique, además un colgante tipo medallón, de la época de las sociedades hispano criollas, son varias cosas en este sentido. También una punta de lanza que creemos que es de la mitad del siglo XIX, probablemente en el contexto de las Campaña del Desierto y unas espuelas tipo chilena, que fueron una donación de un señor del campo muy conocido de acá”, detalló el titular del museo en diálogo con FM Vos.

//Mirá también: Lo encañonaron para robarle el teléfono

“Son pérdidas importantes que nos genera una impotencia muy grande”, agregó Parada.

Además de tomar declaración a los serenos que estaban de turno en la noche del robo, iban a analizar las imágenes de las cámaras de seguridad urbana de la Policía que hay en la zona.