El niño de 11 años que quedó atrapado entre el fuego cuando se incendió la casa continúa estable pero con pronóstico reservado.

Santino sufrió serias lesiones en las vías respiratorias a causa de la inhalación de humo y desde el miércoles está internado en terapia intensiva en el hospital Schestakow.

El incendio se produjo a causa de un palo encendido que se desprendió de la estufa y cayó en un sillón.

A partir de ese instante el fuego se propagó hacia toda la casa de Fleming al 1.395 de San Rafael y consumió el lugar.

En medio del fuego, Santino se asustó y en vez de escapar se escondió debajo de una cama. Los bomberos lo rescataron pero el niño no salió ileso.

Al ingresar a la guardia del hospital sanrafaelino le diagnosticaron intoxicación por monóxido de carbono e insuficiencia grave con compromiso de las vías respiratorias.

Según el último parte médico que dieron a conocer desde el hospital Schestakow, el menor continúa “hemodinámicamente estable, sin fiebre y conectado” al sistema de respiración.

Según las autoridades sanitarias el niño sigue con “pronóstico reservado”.