Este miércoles, Juan Ramón Blanco, acusado de enviar videos de abuso sexual a niños a través de Facebook, fue enviado nuevamente a la cárcel.

// Mirá también: El conductor de una camioneta se desmayó al volante y chocó contra varios autos en General Alvear

Este miércoles Juan Ramón Blanco (49) enfrentó su segunda audiencia, aunque esta vez con resultado negativo para él.

El 22 de junio el juez Sergio González lo liberó con una caución de $200.000, rechazando el pedido del fiscal Javier Giaroli para que siguiera preso con la imputación de facilitación de material de abuso sexual infantil, agravado por ser las víctimas menores de 13 años.

En ese momento González fundamentó su decisión en la presunción de inocencia y el nulo peligro de fuga por el arraigo del sospechoso en San Rafael, ya que vive con su familia y es dueño de un taller metalúrgico.

La determinación llegó más allá de que hay pruebas en contra de Blanco, quien incluso reconoció que en octubre de 2020 le envió las grabaciones a un contacto de México a través del chat de la mencionada red social. El contenido era una serie de videos virales en los que aparecían niños asiáticos de unos 5 años siendo abusados.

El hombre se excusó diciendo que no le parecía algo tan grave lo que había hecho y que las imágenes le llegaron por un grupo de WhatsApp.

El rechazo de la preventiva fue apelado por el fiscal y la medida debía ser revisada por un juez de segunda instancia. Recayó en manos del Jorge Yapur que, al contrario de su colega, compartió los argumentos de la parte acusadora y avaló la presentación del recurso.

De esta manera Giaroli ordenó el arresto inmediato, lo que se concretó en la misma sala de Tribunales ya que había policías apostados por si nuevamente Blanco quedaba detenido. Los efectivos lo llevaron a la comisaría Octava y desde allí a la penitenciaría.

Cómo sigue la investigación

Desde la fiscalía comentaron que ya se pidió la habilitación en la feria judicial -del 12 al 25 de julio- para realizar otra audiencia de prisión preventiva, en la que tendrá que intervenir un tercer magistrado que no haya opinado en el expediente.

Para los pesquisas, la detención se basa en la gravedad del delito y en que tiene una pena que no resulta excarcelable, con un mínimo de 4 años y un máximo de 8.

En caso de que ahora sí se confirme la medida de coerción, las fuentes adelantaron que en poco tiempo pedirán llevar a juicio al imputado.

// Mirá también: Detuvieron a una pareja que transportaba más de un kilo de cacaina

Alerta internacional

El sospechoso fue descubierto gracias al alerta que emitió la organización estadounidense Ncmec -en español, Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados-.

Desde allí advirtieron que desde una cuenta de Facebook de Argentina se habían compartido episodios de abuso infantil y el rastreo de los especialistas permitió identificar a este metalúrgico como el responsable, tras lo cual se lo aprehendió el 10 de junio pasado en su casa de calle Pedro Vargas.

Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.