La Policía detuvo a dos delincuentes con una moto robada. Los malhechores intentaron disfrazar la situación asegurando que eran albañiles y el rodado era parte de pago de un trabajo.

//Mirá también: Vacunatorio clandestino: liberaron a los implicados bajo fianza

El hecho se produjo en la siesta del martes en Callao, en inmediaciones del parque Norte.

El personal policial detuvo a dos personas que circulaban en moto para control y ahí empezó a forjarse la historia.

Para no quedar detenidos, los delincuentes aseguraron que eran albañiles y regresaban de trabajar. Para justificar que no tenían documentos de la moto, intentaron venderles a los agentes que se las habían dado como parte de pago de un trabajo.

Sin embargo la mentira tuvo patas cortas, con solo chequear en el sistema informático salió a la luz que la moto estaba denunciada como robada del hospital Schestakow.

//Mirá también: Ganancias Deportivas: la causa pasó a la Justicia Federal

Ambos ladrones fueron trasladados a la Comisaría 8 donde quedaron detenidos.