Al cabo de una reunión con las autoridades del Banco Nación, Marcelo Macaluso consiguió un respiro y suspendieron el remate de su casa por 180 días.

//Mirá también: La historia de la primera ejecución hipotecaria del país de un crédito UVA.

Macaluso fue noticia al ser el primero en el país al que le iban a ejecutar la hipoteca por no poder pagar el crédito que tomó por el sistema UVA tres años y medio atrás.

El cónclave de Macaluso con las autoridades del BNA fue en la tarde del lunes en la sucursal de la entidad financiera en San Rafael.

En esa reunión acordaron presentar un escrito en forma conjunta ante el juzgado que interviene en la causa, pidiendo la suspensión por 180 días de la ejecución de la casa mientras buscan una salida negociada a la mora en el pago del crédito, confirmaron a Télam fuentes del BNA.

El objetivo es buscar un acuerdo para que al empleado y padre de cuatro hijos pueda seguir pagando el crédito de $ 2 millones a 20 años que había sacado en julio de 2017 para comprar su casa.

Macaluso y auoridades del Banco Nación buscan una salida al conflicto. Foto Clarín

“El BNA expresó oficialmente que no busca en ninguno de estos casos ejecutar o embargar viviendas y que ha tenido vocación, tanto con las empresas como con los créditos hipotecarios, de encontrar soluciones dentro del marco de posibilidades de la norma que rige”, aseguraron a la agencia de noticias fuentes de la entidad financiera.

El calvario de Macaluso comenzó a los pocos meses de obtener el crédito por $2.000.000. La cuota de $9.000 trepo a $21.000 en casi dos años y actualmente la deuda total ronda los $9.000.000, producto del ajuste de la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) por el salto de la inflación.

//Mirá también: Borrachos le ofrecían caramelos a los niños para subirlos al auto

Según confirmaron las fuentes del banco, la búsqueda de un entendimiento se basará en las posibilidades económicas de Macaluso y, al mismo tiempo, el cumplimiento de las condiciones que establece la normativa del Banco Central (BCRA) para los créditos hipotecarios.

Según el BCRA la cuota nunca podrá superar el 35% de los ingresos del deudor y que, en ese caso, el diferencial en la cuota se incorporará a la deuda total y se sumará al final del crédito, como una forma de extender del plazo de pago pero sin exigir cancelaciones más onerosas.