El juicio por la muere de Paula Toledo llegó a su fin y después de 17 años del aberrante crimen, la justicia encontró a un responsable.

El tribunal compuesto por Nestor Murcia, Alejandro Celeste y Estevan Vazquez Soaje, condenó a Marcos Graín a 11 años de prisión.

En los alegatos finales la fiscalía había solicitado 25 años de prisión para el acusado por abuso sexual seguido de muerte en calidad de partícipe necesario. En tanto desde la querella pidieron la pena máxima, prisión perpetua, porque consideraron que el homicidio fue para ocultar la violación.

Por su parte la defensa del acusado planteó la absolución porque consideraron que no había pruebas suficientes que lo conectaran al crimen.

En disidenia a la petición de las partes, los magistrados le atribuyeron a Graín ser partícipe necesario en el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por la comisión de dos o más personas.

Los jueces Néstor Murcia, persidente del tribunal, Alejandro Celeste y Esteban Vázquez Soaje. Poder Judicial

Después de dos juicios que resultaron anulados por la Corte mendocina, Graín es el primer condenado por la violación, tortura y asesinato de Paula Toledo. El hecho ocurrió el 31 de octubre de 2003 en el barrio El Sosneado en San Rafael.

Este tercer debate comenzó el 2 de diciembre y contó con más de 70 declaraciones testimoniales y hasta una inspección ocular.

A la cárcel

Si bien la defensa del condenado solicitó que permanezca en libertad hasta que la setencia quede firme, (vana apelar), el tribunal se inclinó por la petición de la fiscalía que alertó sobre un posible riesgo de fuga y los jueces, de manera unánime, decidieron que Marcos Federico Graín permanezca en la cárcel mientras se desarrolla el proceso.

Los magistrados consideraron que hay un riesgo cierto de fuga “que es preciso neutralizar”.

El condenando no tiene arraigo ya que vive en El Bolsón (Río Negro) y además hay antecedentes de fuga “en el mismo proceso”.

Además “ha demostrado desde joven que tiene la capacidad para abandonar un lugar y circular por todo el país”, sostuvo Nestor Murcia, presidente del tribunal.

Disconforme

Después de escuchar la setencia contra Marcos Graín, y mientras se debatía si el condenado debía permenecer en libertad hasta que la sentencia quede firme o esperar el resultado de la apelación en la cárcel, el juez Néstor Murcia le dio la posibilidad a Nuri Ribotta de dar su opinión.

La mamá de la víctima estuvo en desacuerdo con la sentencia.

Si bien la madre de Paula Toledo no se explayó sobre ese punto en particular, lo dio a entender cuando mostró su total disconformidad con el fallo que emitió el tribunal al condenar a Graín a 11 años de prisión.

“Tan poco vale una vida una chica que empezaba a vivvir. No, yo no estoy conforme”, sostuvo y luego se llamó a silencio.