Pretenden volver a trabajar con normalidad. Aseguran que la decisión del jefe comunal es inconstitucional.


La manifestación de los comerciantes y aquellos dueños de locales vinculados al sector gastronómico en contra de las restricciones impuestas el jueves pasado por el intendente Emir Félix, no quedó solamente en la caravana frente al palacio municipal.

Como parte de la protesta los comerciantes presentaron un proyecto de ordenanza para derogar la resolución municipal que prohibió la presencia de gente para consumir en los negocios (restaurantes, cafés y resto bar) y autorizó solamente a trabajar mediante la modalidad de delivery o el pase y lleve.

El proyecto que fue presentado por mesa de entrada busca la habilitación de las actividades para que vuelvan a funcionar.

Para los comerciantes, el intendente Félix tomó una decisión inconstitucional ya que nunca recibió el aval del Ejecutivo mendocino.




Comentarios