Tras el fallo histórico de la Corte Suprema de Justicia que fijó que Mendoza debe enviar un caudal permanente de agua de 3,2 m3 por segundo del río Atuel al límite con La Pampa, el miércoles se realizará a través de teleconferencia la primera reunión del Comité Interjurisdiccional del Atuel Inferior (CIAI), en el que la provincia insistirá en un plan de obras que asciende los $ 1.000 millones.

En el Gobierno se festejó el fallo, ya que si bien iba a ser "negativo" para Mendoza terminó adaptándose a la mejor alternativa que veía nuestra provincia: mejorar el caudal de agua que llegue al noroeste pampeano, pero en base a obras y no de manera inmediata, ya que hubiese significado un perjuicio notable para los productores del sur mendocino.

Ahora La Pampa y Mendoza tienen 90 días para ponerse de acuerdo.

Las obras

En relación a los trabajos planteados, el Instituto Nacional del Agua (INA) dispuso una serie de obras en las que se hace hincapié en las prioritarias, y otras más generales a mediano y largo plazo. No obstante, las principales ascienden los $ 1.000 millones, y la Nación afectaría, tal como dispuso en su momento, un "máximo de $ 700 millones" que tiene en un Fondo de Reserva Hídrico.

Para Mendoza ha sido en su momento una buena noticia, ya que había planteado un esquema de financiamiento de un 70% por la Nación, un 15% Mendoza y el 15% restante La Pampa. no obstante, se verá en las próximas reuniones si hay cambios en los montos.

Una de las acciones que se deberían realizar según el INA es la impermeabilización del tramo Carmensa-Vinchuqueros (límite en La Pampa), que son 160 kilómetros en donde gran parte del recurso hídrico se pierde porque es una zona de suelo arenoso que implica la filtración actual. Dicha obra tiene un costo estimado en alrededor de $ 600 millones, pero dicho cálculo se realizó a mediados del año pasado, por lo que efectivamente será mayor.

En tanto, la otra obra prioritaria sería la construcción de 35 pozos de agua que incrementen el caudal en la cuenca. La provincia sostiene que esas perforaciones tienen un costo -también estimado- de $ 120 millones, pero que también se debería calcular el costo permanente de la energía eléctrica para extraer el recurso subterráneo. La alternativa planteada implica realizar las perforaciones en conjunto con minicentrales hidroeléctricas, para que sean autosustentables.

No obstante, Mendoza hizo una salvedad en el planteo nacional, sobre todo en una obra que prevé el encauce en el tramo El Sosneado-La Junta del río Atuel, ya que se presume que por esa infiltración se podría nutrir la laguna de Llancanelo. Desde la provincia se pedirá que se realicen estudios ambientales "para no generar un perjuicio que podría ser gravísimo".

Fuente: Los Andes​