El dispositivo está valuado en US$ 6.000 y tiene como fin el monitoreo de la enfermedad con el objeto de evitar pérdidas comerciales en perales mendocinos.


El Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria Mendoza (Iscamen) instaló el primer sistema de caza de espora en la provincia con el objetivo de prevenir enfermedades como la Monilia y la Botrytis en perales de la localidad de General Alvear, en el sur mendocino.

“Este dispositivo es el puntapié inicial para crear una red provincial de alerta y prevención para que el sector productivo de fruta de pepita y carozo de la provincia y puedan contar con esta tecnología”, dijo el director del Iscamen, Alejandro Molero.

En la puesta en marcha del primer caza esporas estuvieron presentes el vicegobernador de Mendoza, Mario Abed, y el presidente de Iscamen, Molero, autoridades del municipio de General Alvear y productores locales.

En este sentido Abed agradeció la oportunidad de poder acompañar la implementación de herramientas que permiten mejorar sustancialmente la calidad de los productos mendocinos para su incorporación en mercados internacionales.

El dispositivo instalado está valuado en US$ 6.000 y tiene como fin el monitoreo de la enfermedad con el objeto de evitar pérdidas comerciales en perales del sur mendocino, esta puesta en marcha fue a través de un convenio de trabajo conjunto entre productores y la firma frutícola Escartin,

Estas acciones permitirán a su vez avanzar en la detección de otras enfermedades agrícolas que afectan a los durazneros como es la Monilia y Botrytis, las cuales pueden causar daño económico al momento de cosecha y conservación, explicaron fuentes del Instituto.

El caza esporas es un instrumental específico que permite determinar el período en el que se encuentran las esporas de sarna en el ambiente, las partículas suspendidas en el aire son succionadas a través de una bomba de vacío e impactan sobre una trampa adhesiva, explicaron desde Iscamen.

Luego, esas partículas serán analizadas semanalmente en los laboratorios de Ugacoop, a fin de que profesionales de Iscamen elaboren un modelo estadístico que permita dar aviso a los productores sobre el momento oportuno para el desarrollo de tratamientos preventivos, agregaron.

La sarna del peral es una enfermedad ocasionada por un hongo que daña la cosmética de la fruta descalificándola desde el punto de vista comercial, tanto para el mercado interno como externo.

Mendoza, a través del Iscamen, posee vasta experiencia en el diagnóstico y emisión de alertas fitosanitarias para la implementación oportuna de tratamientos ante plagas agrícolas.

Además se brindan, a través de diferentes canales de comunicación, fechas oportunas cuando los tratamientos son más eficientes para el control de plagas como Carpocapsa, Grafolita o Polilla de la vid.




Comentarios