Dentro de dos semanas hará su debut oficial en el autódromo de San Nicolás el Superbike Argentino por la segunda fecha del campeonato, para Ezequiel Lirangi, "la categoría más importante de motos de Argentina y de Latinoamérica". "Tenemos uno de los niveles más altos de pilotos y equipos", refirió.

El nicoleño, del Team 52, corre en la clase R3 Cup con una Yamaha 300 y sostuvo que cuando se enteró de que iban a hacer el autódromo “fue uno de los días más felices de mi vida”.

"Hay muy poca gente que ha visto carrera de motos y no es por desprestigiar a los autos pero es otro circo porque en la moto a diferencia del auto se puede ver lo que va haciendo el piloto y es un show fantástico. El ruido de los motores es mucho mayor", remarcó, e insistió en correr pese a que tiene tres vértebras fracturadas. "A esta carrera no me la pierdo por nada en el mundo", dijo.

Respecto del circuito, explicó que "tiene tres variantes, seis curvas (cuatro a la derecha y dos a la izquierda) y dos curvones muy rápidos de rodilla al piso donde hay que acelerar fuerte". "Lo probé con una moto de 600 y con mi Yamaha. Si bien pensé que me iba a quedar grande, es un circuito óptimo para motos de media cilindrada. Además está en perfecto estado, sin ondulaciones", destacó, orgulloso de tener amigos y conocidos que vayan a apoyarlo.

Lirangi el día que probó por primera vez la pista. (Archivo)

"En la vida de un deportista hay altos y bajos por lo económico, la salud, las ganas o los problemas que uno tenga y es gratificante que lo estén alentando para seguir. Además, si una persona va a una carrera de motos, después siempre va a seguir a la categoría", cerró.