Celeste Morales, la hermana de Magalí Morales, quien fue asesinada en una comisaría de Santa Rosa del Conlara, cuestionó al médico que realizó la autopsia. En un posteo desde sus redes, arremetió contra el forense, ya que, luego de muchas falencias en el procedimiento, el médico sigue trabajando para la Justicia.

Celeste expuso su malestar a través de las redes sociales por el accionar de la Justicia. Esta vez apuntó a Gustavo Lafourcade Durán. La mujer cuestionó que el profesional siga desempeñando funciones en el ámbito judicial.

Posteo de Celeste Morales, hermana de Magalí

“Queda demostrada la complicidad de la Justicia de San Luis, el señor Gustavo Lafourcade sigue trabajando cuando quedó demostrado que se ‘encargó’ de sacarle músculos, arterias y venas del cuello de mi hermana”, escribió Celeste.

El accionar del forense en la causa de Morales había sido puesto en duda, inicialmente, porque el informe de la autopsia que hizo tras el deceso estuvo incompleto.

En la ampliación, luego, había mencionado lesiones que no estaban en el primer documento. Eran daños que se encontraban en la muñeca y antebrazo izquierdo, y “escoriaciones debajo de las rótulas de las rodillas”, que “fueron producidas en vida y no pudieron provocar la muerte”.

A su vez, uno de los abogados de la familia, Santiago Calderón Salomón dijo en ese entonces que Lafourcade Durán no abrió el cráneo para identificar si hubo algún coágulo, fractura o lesión simplemente porque “no lo consideró necesario”.

“No se analizaron los genitales. Tampoco hicieron hisopados o pruebas de embarazo para constatar o descartar una violación”, había agregado el letrado.

Meses después, cuando se realizó una nueva autopsia, esta vez de parte de Vanina Elizondo, la perito señaló que “no se describieron la cantidad de moretones que tenía” en los documentos anteriores.

Estos son algunas de las causas del enojo por parte de la hermana de la víctima que fue asesinada en el calabozo de la Comisaría N°25 de Santa Rosa del Conlara. Al momento, la causa ha avanzado a pasos pequeños y los pocos acusados que hay por el crimen siguen en libertad.