Facundo Checchi se prepara para cada batalla con rimas y calentando su garganta para enfrentarse a un nuevo oponente. Los lugares de encuentro de las famosas “batallas de gallos” son en una plaza, una casa y, si se logra escalar mucho, un torneo con varias batallas a lo largo de una jornada. Las personas que realizan esta actividad suelen leer mucho, sobre todo poesía para practicar sus rimas; por eso nada es más valioso que el ingenio y la rapidez mental.

//Mira también Falleció el músico y legendario profesor de guitarra Miguel Ángel Reinoso

La Municipalidad de San Luis y la productora Río Subterráneo, organizaron el Primer Torneo de Freestyle en el Centro Cultural José La Vía. Durante el evento se presentaron muchos jóvenes traperos a demostrar su capacidad y ligereza para este arte. Facundo se enfrentó en diferentes rondas con varios de ellos, incluido Freaky, el campeón regional.

El campeón tiene 20 años y es oriundo de Buenos Aires, pero vive en Villa de Merlo desde hace seis años. Luego de un tiempo de descanso de este arte, decidió volver a la actividad y qué mejor manera de hacerlo que ganando un premio regional.

“Por el momento no me la quiero jugar por el freestyle porque creo que a veces es cuestión de un golpe de suerte el poder triunfar. Pero la pasé bien ese día, siento que mostré un muy buen nivel y me hizo pensar que aún estoy vigente”, confirmó Facundo a diario La República.

Batalla de Gallos- imagen de archivo

//Mira también Del cuarteto al folclore: un integrante de Sabroso lanza su disco solista

Merlino estudia Organización de eventos y luego de obtener ese título planea comenzar Administración Cultural. Al freestyle lo ve cómo un pasatiempo ya que no lo percibe como un futuro seguro; sin embargo, no planea alejarse del todo de la música y del arte. “Quiero hacer eventos culturales y dedicarme a eso porque Merlo tiene muchísima vida artística”, afirmó.

“Mi estilo es pre conceptualizado, uso referencias y contesto a lo que dijo el rival con frases elaboradas. Los conceptos que uso son muy del momento y también busco presionarlo y darle carisma, postura y puesta en escena a lo que digo en ese tiempo y espacio”, agregó.

El rapero -al estar frente a un contrincante- no solo analiza el lugar y el ambiente, sino que también tiene en cuenta algunos aspectos de su oponente. “Yo me subo al escenario pensando en que soy mejor que esa persona y, a su vez, trato de encontrar qué es lo mejor que él tiene, trato de superarlo en eso y así lo inhabilito. Tampoco está bueno que el freestyle se haga mecánico, porque te sale todo como un robot. Para mí sí o sí tiene que tener su cuota de humanidad”, concluyó.