David sigue a esperando sus prótesis y su familia se desespera

David, el niño de San Francisco del Monte de Oro, San Luis, que necesita la intervención quirúrgica.
David, el niño de San Francisco del Monte de Oro, San Luis, que necesita la intervención quirúrgica. Foto: Gentileza

“Me duele ver a mi hijo así”, expresó la mamá del joven de 13 años que sufre un hundimiento de su pecho. Desde el Gobierno de San Luis prometieron entregarle los “titanios” que necesita, pero hace 10 días no llegan y su intervención es urgente.

Silvia es la mamá del niño de 13 años que sufre de una afección que ha provocado el hundimiento de su pecho, David. Actualmente se encuentra en estado de desesperación ya que desde el Gobierno de San Luis se ofrecieron a ayudarla y hace 10 días no tiene novedades al respecto. David necesita la operación urgente.

“Esta espera es desesperante y mi hijo sigue así, perdiendo todo. Yo como mamá no sé qué más hacer. Ya no sé qué puertas seguir golpeando”, expresó a Vía San Luis, Silvia, quien sufre al ver a su hijo dolorido constantemente y en cama, viendo la vida pasar.

Está todo el día en casa y con paracetamol por el dolor de pecho y en los brazos. Me duele ver a mi hijo así, no tedas una idea. Y más porque pasamos frío en la que estamos viviendo. Es una casa prestada”, añadió la mujer, desesperada.

Silvia junto a David, el niño que necesita urgente una intervención quirúrgica.
Silvia junto a David, el niño que necesita urgente una intervención quirúrgica. Foto: Whatsapp

Días atrás, tras divulgar la situación de su hijo por varios medios de San Luis, Silvia logró que desde el Gobierno provincial le prometieran que la iban a ayudar. Desde el ministerio de Salud dijeron que iban a solucionar todo “lo antes posible”, pero todavía sigue esperando esa mano y el reloj corre.

Las 6 prótesis de titanio que necesita David para corregir su afección cuestan alrededor de 600 mil pesos. Por eso su familia depende más que nunca de la ayuda del gobierno.

Las promesas hasta el momento han sido en vano. Silvia sigue esperando esa mano que no llega y desde el Gobierno no hay señal alguna.