Susana Trimarco llegó esta mañana a San Luis para ayudar a la familia de Guadalupe Lucero, la niña de cinco años desaparecida el lunes 14 de junio en el barrio 544 Viviendas. La mamá de Marita Verón no tiene dudas “Pasaron muchos días y si hubiera sido un delito menor, ya hubiéramos tenido noticias. Para mí este es un caso de trata de personas”.

//Mirá también: Búsqueda de Guadalupe: un empleado de una estación de servicio de Mendoza dijo haber visto a la niña

La mujer llegó acompañada de un abogado, una abogada y el respaldo de la Fundación “María de los Ángeles”, la ONG que creó tras la desaparición de su hija Marita Verón. La joven fue secuestrada en Tucumán cuando tenía 23 años, en abril de 2002. Aún la buscan.

“Estoy segurísima de tener experiencia sobre cómo se maneja esta gente (redes de trata de personas). Yo he recorrido prostíbulos y montes en busca de mi hija. Si hubieran sido perejiles, o un caso de violación, ya habría algo más concreto. A mí también, como a la familia de Guadalupe, me pasó de no saber dónde estaba parada”, recordó.

Consultada sobre si irá a marchas en la ciudad, Susana opinó que las marchas hacen “perder el tiempo”. “Acá el Gobierno ha puesto la Policía, ha puesto todo. Hay otras cosas más importantes”, dijo.

//Mirá también: Búsqueda de Guadalupe: Allanamientos y rastrillajes en Mendoza

Y adelantó que tanto la fundación que preside como el abogado que tiene en el caso de su hija “serán querellantes en la causa por la desaparición de Guadalupe”.

Susana Trimarco habló con los medios luego de reunirse con Yamila Cialone, la mamá y otros parientes de la nena. Tenía pensado también visitar a Eric Lucero, el papá. Además, anticipó: “Mañana viernes nos reuniremos con el juez Ariel Parrillis”.

La mujer evitó entrar en polémicas y junto a los letrados que la acompañan, dijo que buscará que el paradero sea tratado tanto por la Justicia provincial como por la federal en forma paralela”. “Estos tipos, relacionados a la trata de personas, tienen dinero y son organizados. Un perejil no puede hacer desaparecer una persona de la faz de la tierra”, dijo Susana Trimarco, la mujer que carga tantos años de dolor como de empatía. Fuente El Diario