Refugiados sirios abrieron un carro de comidas al que denominaron “Damasquino” en la Avenida Juan Gilberto Funes e Ituzaingó. A tan solo cuatro días de su inauguración les robaron todos los utensilios de trabajo.

//Mira también Búsqueda de Guadalupe: Allanamientos y rastrillajes en Mendoza

Los delincuentes hurtaron electrodomésticos, herramientas de trabajo y dañaron la estructura del carro. El robo paralizó a las familias de refugiados sirios que se quedaron si su fuente económica.

El principal objetivo del local era vender comida exclusiva de la cultura árabe. El puesto de comidas ofrecía empanadas, falafel, shawarma, hummus y postres originarios.

//Mira también Enzo Flores, el sanluiseño que representó a la provincia en La Voz Argentina pero no pasó la audición

Sobre el food truck

El carro de comidas árabes fue una donación de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En la inauguración se presentó el representante regional del ente, Juan Carlos Murillo; y el ministro de Hacienda de la provincia, Eloy Horcajo; la coordinadora del Corredor Humanitario San Luis, Liliana Scheines y el intendente Sergio Tamayo.