La mayoría son de forma presencial con estrictas medidas de seguridad.


La Universidad Nacional de San Luis (UNSL) volvió a abrir sus puertas para las actividades presenciales. Luego de casi cinco meses con las aulas cerradas, la casa de estudios habilitó las mesas de exámenes finales con una convocatoria superior a los 5.500 estudiantes, lo que representa aproximadamente un tercio de la matrícula total.

La instancia se extenderá hasta la semana que viene en las sedes de San Luis, Villa Mercedes y Merlo, bajo estrictas medidas de seguridad obligadas por la pandemia.

El secretario general de la UNSL, Raúl Gil, dijo que la reapertura fue posible tras la aprobación de los protocolos presentados ante el Ministerio de Educación de la Nación y el Comité de Crisis provincial. Aclaró que la autorización seguirá vigente mientras en el territorio provincial rija el estatus sanitario actual de Fase 5.

“Disponemos de controles permanentes en los únicos puntos de ingreso y egreso habilitados, lo que nos permite realizar la trazabilidad de todos los estudiantes que vienen a rendir. Tienen que firmar una declaración jurada en la que aseguran no haber estado en contacto con casos positivos de COVID-19 durante los últimos 14 días, para descartar posibles contagios. Se les toma la temperatura, se les rocía las manos y sus pertenencias con alcohol diluido y luego pasan a las aulas, donde tienen acordada la mesa de examen, que se desarrolla con total normalidad”, explicó Gil.

Entre los edificios habilitados para la toma de exámenes en la capital puntana está el IV Bloque, destinado en forma exclusiva para las facultades de Ciencias Humanas (FCH) y de Psicología (FaPsi), a las que pertenece más del 36 por ciento de los inscriptos (más de 2.300 alumnos).




Comentarios