El intendente de San Luis mantuvo una reunión con los empresarios y el gremio por el conflicto de Transpuntano.


Por el paro del servicio urbano de Transpuntano, el intendente de San Luis, Sergio Tamayo, recibió en su despacho al gerente de la firma, Claudio Grippo, y a los choferes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

La intención será destrabar el conflicto de la falta de servicio en las calles de la ciudad capital.

Tras más de 10 días sin servicio urbano en la capital puntana, los choferes de Transpuntano dan continuidad al paro. En principio lo extenderán hasta el viernes, aunque si hay novedades durante el fin de semana, está abierta la posibilidad de un arreglo.

Por ahora el panorama es incierto. El martes por la mañana se reunieron en las oficinas de Relaciones Laborales, ubicadas en el edificio administrativo de la ex Casa de Gobierno, de calle Ayacucho.

“Hoy retomamos la audiencia que habíamos pasado a un cuarto intermedio a pedido de las partes. La empresa manifestó que en este momento no cuenta con los suficientes fondos para hacer frente a la deuda salarial correspondiente a junio y el aguinaldo. Esperan los subsidios nacionales para pagar los sueldos y sacar las unidades”, manifestó el delegado de la primera circunscripción de Relaciones Laborales, Andrés Salas.




Comentarios