Aseguran que el brote provino de la faena de dos chanchos que prácticamente no fueron controlados.


El Gobierno de San Luis solicitará “urgentes medidas” al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Alimentaria (Senasa) para que “suspenda la faena de cerdos” hasta que “ponga en regla el laboratorio de triquinosis del frigorífico de La Punilla”, de donde se comprobó que provenían los animales que contagiaron a 32 personas.

“La garantía sanitaria de La Punilla es nula en lo referido a análisis de triquinosis”, afirmó el jefe del Subprograma Control de Producciones Primarias (ex Cosafi) del Ministerio de Producción, Luis Giménez, consignó Télam.

Continúa el alerta por triquinosis en San Luis.

El funcionario agregó que “se pudo establecer que los salamines y bondiolas contaminadas que afectaron a 32 personas en San Luis fueron vendidas por un productor de La Punilla, quien las elaboró con cerdos comprados a dos productores de la zona y los hizo faenar en el frigorífico local”.

Las indagaciones oficiales establecieron además que el veterinario responsable de ese frigorífico, que analizó los cerdos, “utilizó un método casi en desuso por lo impreciso” para determinar la existencia de triquinosis, detalló esta mañana la Agencia de Noticias del Estado provincial.

Giménez anticipó que “el Gobierno comunicará al Senasa el campo de donde provenían los cerdos positivos para que se realice la faena sanitaria y despoblación” y pedirá que no se autorice el funcionamiento del frigorífico “hasta que ponga en marcha el equipo adecuado para análisis de triquinosis”, así como “la suspensión del actual médico veterinario”.

“Ese frigorífico faena muchos cerdos para terceros, entre ellos importantes fábricas de chacinados de Juan Llerena y Carpintería, a cuyo personal ya comunicamos la situación y sugerimos que no faene allí”, apuntó Giménez.

Continúa el alerta por triquinosis en San Luis.

El Ministerio de Producción tiene registrados en el radio de acción del municipio de La Punilla 25 establecimientos porcinos con una población de 800 animales, por lo que el funcionario recomendó a la población “no consumir productos de origen desconocido o de un establecimiento que no cumpla con todas las exigencias establecidas por el Código Alimentario”.

“Hay que crear conciencia en los cazadores de que el jabalí también es portador de triquinosis, ya que la mezcla con cerdo doméstico para hacer salamines o chorizos genera un alto riesgo de transmisión”, completó Giménez.






Comentarios