A 48 kilómetros del Gran San Juan, un pueblo en pánico por un “sátiro en moto” que manosea a mujeres mientras circulan por la casa. La denuncia de una joven en la localidad de 25 de Mayo encendió todas las alarmas. La chica contó que a pocos metros de la Terminal del pueblo un hombre que pasaba en moto se le acercó y le “metió la mano en la cola”. Su relato alertó a otras mujeres, quienes aseguraron vivir un episodio similar.

//Mirá también: Aberrante: nena sanjuanina fue abusada por su padrastro y su tío, y corrompida por otro familiar

“Hoy -por anteanoche- a las 22:15 de la noche pasó lo que más miedo tenía. Un hombre de moto azul y chaleco naranja, no le vi la cara por que llevaba casco, se me acercó y me metió la mano en la cola. Fue cerca de la terminal de Casuarinas”, contó la primera víctima. “Y agregó: “El muy h… de p… me dijo ‘rica cola tenés’ y en ese momento de miedo lo único que pude hacer es gritarle. A ese infeliz no le importó si yo iba a con mi hijo. Lo único que pido es que no salgan solas chicas. Hoy me tocó a mí y es horrible”

A ese primer testimonio en redes sociales se sumaron otros. “22:17 de la noche del día martes, llegando con compañeros de la escuela. Me bajo en la esquina de Ferreria Mono me dirijo a mi casa por calle Mendoza y desde la esquina de Avenida San Martín se me acercaba una moto, venía detrás mío y me siguió hasta mitad de cuadra cuando se me abalanza y me agarra de los glúteos y me manoseo fuertemente. Yo intenté tomarlo de su chaleco flúo que llevaba puesto”, narró otra de las víctimas.

Más tarde se sumó una tercera denuncia, la de una joven que manifestó vivir un episodio parecido en la noche del sábado. “No sólo me tocó y me quiso robar el celular, sino que además me golpeó. Fue la misma moto azul 110. A otra señora le hizo lo mismo. Cuidensé, chicas”, señaló.

Mirá también: Condenan a un sanjuanino por abusar a su hija de 11 años

Según publicó Diario de Cuyo, las denuncias ya fueron radicadas en la Comisaría 32da. Ya hay seis y la Policía busca intensamente al sujeto mantiene en vilo a toda una comunidad.