El último lunes por la madrugada, un motociclista perdió la vida al chocar contra una camioneta de la Brigada Sur manejada por un sargento de la Policía. Luego de los peritajes y de la aparición de testigos clave, se refuerza la hipótesis de que el causante fatal del accidente fue el policía que manejaba la camioneta. Según publicó Tiempo de San Juan, el testimonio del testigo reveló que el vehículo policial se había cruzado de carril, embistiendo al motociclista de frente.

El portal digital publicó que la versión de que el motociclista habría chocado al móvil policial se desvanece y la teoría de que el policía que conducía la Chevrolet se cruzó de carril sobre calle Rastreador Calivar va tomando fuerza. El siniestro ocurrió el lunes pasado alrededor de las 6.30, a 300 metros hacia el sur de avenida Ignacio de la Roza.

En ese lugar y bajo una persistente lluvia, chocaron la camioneta manejada por el sargento Darío Romero, quien era acompañado por el cabo Marcio Vega, y la moto Motomel 150cc que conducía Carlos Ernesto Escudero, un albañil de 48 años, quien falleció inmediatamente producto del fuerte impacto. Escudero procedía a dirigirse hacia su trabajo, explicaron. Él venía de la Villa Observatorio, en Chimbas, e iba hacia una obra en una escuela de Pocito. En sentido contrario, transitaban los policías de la Brigada Sur que, supuestamente, iban a realizar una tarea investigativa.

En principio se apuntó al motociclista como responsable del accidente, aunque eso se descartó con el correr de las horas. Pero, por cómo y dónde quedaron la víctima, su moto y la camioneta, las sospechas de que el impacto fue sobre el carril por el que transitaba Escudero cada vez son más sólidas. A estas horas, esta es la principal hipótesis. El martes, el acompañante del conductor de la Chevrolet reveló que ellos habían sido los que se cruzaron de carril, según publicó Tiempo de San Juan, aunque no trascendieron más detalles de su relato.

Carlos Ernesto Escudero tenía 12 hijos y era obrero de la construcción.Tiempo de San Juan

Otro detalle importante es que al momento del choque, dos vehículos circulaban por Rastreador Calivar y resultaron testigos privilegiados del hecho. Por eso, uno de los testigos habría aportado detalles clave para aclarar lo que pasó, complicando al policía. Incluso, esa persona se habría presentado en la casa de la familia del fallecido, contándoles lo que vio y mostrándose dispuesto a declarar ante la Justicia.

Según este testigo, él viajaba en una camioneta de Sur a Norte por Calivar y detrás suyo transitaba un auto. De repente, se les fue acercando la Chevrolet por detrás y se abrió al carril contrario para sobrepasarlos, y allí fue cuando impactaron de frente con la moto.

Además, el testigo comentó que llamó al 911 para pedir ayuda y que escuchó decir al conductor de la camioneta: “Me cagué la vida”. Posteriormente se marchó a trabajar pero al ver en las noticias que existían versiones confusas del hecho, localizó a la familia Escudero para ofrecer su testimonio.