Franco Durán, un joven de 24 años que desde hace tres meses permanece detenido acusado de abuso, se presentó en la sede de Tribunales de San Juan pidiendo su libertad. Según publicó Diario de Cuyo, el sujeto aseguró ser inocente y estar preso injustamente.

Al mismo tiempo, en la puerta del palacio de la Justicia, un grupo de personas con carteles escritos a mano hacían el mismo reclamo. Lo curioso es que entre ellos estaba una joven de 16 años, la misma que al declarar provocó la detención de ese joven. La adolescente, en una entrevista con una psicóloga del Anivi, dijo que abusó de ella con manoseos entre los 5 y los 10 años y a los 11 la obligó a practicarle sexo oral.

Pese al pedido, el ayudante fiscal de la UFI Anivi Nahuel Ibazeta insistió en que siguiera detenido hasta el juicio, el cual se hará en las próximas semanas. La decisión obedece al peligro de que el sujeto se fugara o entorpeciera la investigación, algo que aseguran que es evidente porque la familia de la niña trata por todos los medios de que se retracte.

Luego de escuchar a las partes, el juez de Garantías Federico Rodríguez entendió que le cabía razón a la Fiscalía. Y aunque concedió a la defensa la posibilidad de incorporar el testimonio de la abuela de la menor, resolvió extender la prisión preventiva de Durán hasta que sea juzgado.