El pasado lunes, una movilización fue convocada en todo el país y contó con la adhesión en San Juan de familiares y amigos de víctimas del coronavirus. Se trató de la “Marcha de las Piedras”, y el motivo de la convocatoria era que quienes tuvieran algún allegado fallecido a causa del Covid-19 llevaran una piedra con el nombre pintado y las depositaran en la eterna Llama Votiva que se erigió en homenaje a las víctimas del terremoto 1944.

//Mirá también: Enorme recibimiento para los medallistas olímpicos sanjuaninos

Sobre este tema, Fabiola Aubone, ministra de Gobierno, indicó que las piedras no se retirarán de ese lugar, “quedarán ahí, en un espacio que representa la Memoria de los sanjuaninos”. Hasta la fecha, San Juan contabiliza 1.108 decesos a causa del virus. La eterna Llama Votiva queda ubicada en la esquina de avenida Libertador San Martín y calle Paula Albarracín de Sarmiento, a metros de la Casa de Gobierno de la Provincia.

Luego, la titular de la Cartera de Gobierno expresó: “Creo que es un buen lugar, un buen gesto, no se levantarán para simbolizar y poner en valor una expresión espontánea de dolor del pueblo sanjuanino”. Por otro lado y a nivel nacional, la denominada “Marcha de las Piedras” se convocó a través de las redes sociales con el objetivo de rendir un homenaje a las víctimas del coronavirus.

La convocatoria llamaba a expresarse en distintos puntos significativos del país, como por ejemplo el frente de la Quinta de Olivos, Plaza de Mayo, y en las distintas provincias el lugar más común que se eligió fueron las plazas centrales o lugares emblemáticos. Además, las piedras debían estar pintadas con los colores patrios y con el nombre de la persona fallecida escrita con una fibra. Pero, también muchos optaron por dejar carteles y banderas alusivas.

//Mirá también: Vacunación en San Juan: el 65% de los mayores de 50 años ya obtuvo su segunda dosis

Según voceros presidenciales, realizarán un espacio de memoria en el lugar donde se dejaron las piedras con los nombres de las víctimas, que ya sumas más de 109 mil en todo el país. En San Juan, la Eterna Llama Votiva fue inaugurada en el año 2001 con el objetivo de recordar y homenajear a las víctimas del terremoto de 1944.