Después de casi tres meses, los voleibolistas sanjuaninos que marcaron un hito en los Juegos Olímpicos de Tokio volvieron a su tierra. Se trata de Bruno Lima, Matías Sánchez y Federico Pereyra, integrantes de la Selección Argentina que consiguió la medalla de bronce en Japón, la segunda de su historia. Los deportistas fueron recibidos con carteles, globos y una enorme caravana que se extendió por todos los rincones de la provincia.

//Mirá también: Argentina ganó el bronce olímpico en vóley al derrotar a Brasil y es el mejor de Sudamérica

Estoy muy contento por volver a estar en San Juan, con nuestra gente. Fue mucho tiempo el que pasé afuera y extrañaba a mi novia Mariana, a mi familia y también a mis amigos”, comentó Lima, el máximo anotador que tuvo la competencia olímpica. “Es algo increíble ver a toda mi familia y a la de Bruno (Lima), es un momento grandioso. Realmente fue tremendo lo que hicimos, tanto los jugadores como el cuerpo técnico”, agregó Matías.

Los medallistas olímpicos arribaron pasado el mediodía al aeropuerto Domingo Faustino Sarmiento, donde ya los esperaban familiares y amigos. Si bien hace ya una semana están en el país, el aislamiento obligatorio que tuvieron que cumplir en Capital Federal los obligó a postergar el reencuentro con sus seres queridos.

//Mirá también: Desesperado pedido de tres medallistas olímpicos: “Queremos hacer la cuarentena en nuestras casas y no en un hotel”

“Faltaba ver a los viejos nuevamente y también a mi hermana, con la que pude disfrutar unos días en Tokio (Fernanda compitió en beach vóley). Fue muy lindo el reencuentro. Ojalá no pasen los días para disfrutar en San Juan y poder comer todos los asados pendientes, porque en septiembre tengo que sumarme a mi nuevo club, el Shahdab de Irán”, señaló Federico, quien llegó acompañado de su pequeño hijo, a un periodista de Diario de Cuyo.

Video del recibimiento: