Desde el sector de Oncología Pediátrica del Hospital Guillermo Rawson, una pequeña guerrera lleva adelante un emprendimiento de venta de pulseritas mientras le da batalla a un tumor cancerígeno que tiene en la cabeza. La protagonista se llama Serenity y tiene 7 años, y encontró su costado artesanal en el nosocomio, convirtiéndose en una manera de hacer más llevadera su lucha.

“Ya terminé de hacer pulseritas pero ahora mi papá me prestó el celular para ver los dibujitos”, expresó con inocencia Serenity en una entrevista con Diario de Cuyo. Ese pasatiempo lo descubrió en sus días de internación y sesiones de quimioterapia. Una tía le regaló un kit de perlitas y desde ese momento se mantiene motivada. “Las doctoras me decían que les hiciera para ellas y me las iban a pagar y a mí me gustó”, agregó la pequeña.

Serenity tiene un tumor cancerígeno ubicado entre el cerebro y el cerebelo, al que se lo descubrieron en junio del año pasado. Fue después de una serie de estudios que le realizaron como consencuencia de los dolores de cabeza, decaimiento y baja de glóbulos blancos que presentaba. “No fue un golpe, directamente fue un nocaut. Nunca habíamos pasado por algo así, pero te tiene que tocar de cerca para que te des cuenta lo que realmente es”, contó su mamá Carina Rodríguez, quien es ama de casa.

El caso de la pequeña despertó la solidaridad de los sanjuaninos. Foto: Diario de cuyo

Desde entonces, todo ha sido una lucha constante para la pequeña y también para su familia. La chiquita es la menor de cuatro hermanos y todos sobreviven de lo que gana su papá, José Luis Flores, quien es empleado de la Municipalidad de Rawson. Y si bien la asistencia a Serenity es gratuita, deben afrontar una deuda de 181 mil pesos de una anterior internación en una clínica privada.

A raíz de la viralización del caso, diferentes agrupaciones e incluso el plantel del Club Atlético San Martín se sumó a una campaña solidaria para ayudar a Serenity y a su familia. Amigos y cercanos a la familia también realizan tombolas y rifas para colaborar con los gastos que necesitan cubrir en el día a día.