El reconocido médico Víctor Barroso, quien ejercía como director del micro hospital de 25 de Mayo, falleció a causa del coronavirus en las últimas horas. Desde el Ministerio de Salud Pública emitieron un comunicado expresando profundo dolor por la pérdida del querido profesional el pasado lunes.

//Mirá también: El dolor de dos hermanos sanjuaninos que perdieron a sus padres por coronavirus el mismo día

En el comunicado, indicaron: “Las autoridades del Ministerio de Salud Pública con profundo dolor lamentan informar el fallecimiento del doctor Víctor Barroso, director del Micro Hospital de 25 de Mayo. Desde cartera sanitaria junto a todo el equipo de Salud de la Zona Sanitaria II envían las condolencias y compañía espiritual para compañera y querida esposa doctora Laura Soto, sus hijos y para toda su familia”.

Víctor Barroso era médico de familia, estaba casado con la odontóloga Laura Soto y también tenía hijos. Hace dos años, para el día del médico rural, había declarado: “Ser médico rural no es solamente instalarse en lugares alejados, a veces sin las comodidades de las ciudades, pasar frío o padecer las altas temperatura estivales, es también aprender a tolerar el desarraigo de nuestros seres queridos. Pero quizá lo más importante es ser muy respetuoso de las ideas del lugar. Cuando nosotros mostramos respeto y mostramos que nos interesa los que les pasa a los pacientes, tenemos muchas respuestas de cualquier comunidad”.

Previo a su muerte, era director del Hospital Santa Rosa, en el departamento de 25 de Mayo, dependiente de la Zona Sanitaria II. En aquél momento en el que le hicieron una nota por el Día del Médico Rural, había agregado sobre su profesión: “Es entender el contexto y las situaciones en que viven las personas. Recuerdo hace unos años, llegó una mujer con su bebé en un changuito tipo tres de la mañana; habíamos tenido un día de mucho trabajo, nos llamaron de la guardia para atender a una señora. El caso no revestía gravedad y podría haber venido en horario matutino. Una vez atendida le preguntamos quién la acompañaba y en que había venido. Nos respondió “sola” y “caminando”; ¿y cómo la dejábamos ir sola con el niño en medio de la noche y en pleno invierno? decidimos llevarla, eran aproximadamente cinco kilómetros. Cuando llegamos vimos que vivían en una sola habitación con cuatro chicos y su pareja, todos en el mismo lugar. Esto me hizo un clic, porque ahí comprendimos que era el único horario en que ella podía llevar a su hijo al centro de salud, si el marido trabajaba y no tenía con quien dejar a los demás chicos que también eran pequeños. Queda claro que las realidades sociales son complejas y a veces difíciles de entender cuando uno desconoce el origen o motivo. Los médicos rurales deben tener una gran empatía y responsabilidad con sus pacientes porque depositan en los profesionales mucha confianza; y la gratificación evidentemente es inmensa, no tiene precio; solo hace crecer valores”.

//Mirá también: Comenzaron a vacunar a mayores de 40 sin comorbilidades y de 18 considerados trabajadores esenciales en San Juan

En su extensa trayectoria, Barroso trabajó en el Hospital Marcial Quiroga y después estuvo 9 años en el Hospital Tomás Perón de Rodeo. Hasta hace poco trabajaba como director en el Hospital Santa Rosa, de 25 de Mayo, coordinando con los diferentes puestos de salud del departamento como El Encón, La Chimbera, Las Trancas, Puesto Sanitario Villa La Salud.