La Justicia sanjuanina quedó envuelta en un escándalo tras una denuncia de violencia de género contra uno de sus importantes funcionarios. Se trata de Mario Parisí, quien está a cargo de la Unidad Conclusiva de Causas y además, es funcionario supervisor del procedimiento de Flagrancia y coordina la asistencia Jurídica del Colegio de Jueces. El hombre fue acusado por su propia pareja, quien denunció las agresiones en el Centro de Abordaje Integral de Violencia Intrafamiliar y de Género (Cavig).

Diario de Cuyo publicó que el episodio de violencia ocurrió tras una discusión que mantuvo la pareja y se fue elevando de tono, hasta salirse de control. Según consta en la denuncia, el funcionario judicial, quien practica karate, le habría ocasionado lesiones a la mujer con la que mantiene una relación sentimental desde hace apenas tres meses.

Un médico legista habría constatado las lesiones y le otorgó a la denunciante un certificado que acredita diez días de recuperación. No hay más detalles que esos, ya que desde la Cavig evitaron dar mayores detalles, apenas confirmaron la existencia de la denuncia. El tema se mantiene con total hermetismo.

“La Unidad Fiscal Cavig informa que efectivamente se ha recepcionado una denuncia contra el funcionario judicial. La Unidad Fiscal Cavig hace una excepción en emitir esta información en virtud de la necesidad de demostrar a la sociedad la igualdad de trato y procedimiento en casos análogos. En respeto por la integridad de la denunciante y el estado de inocencia del denunciado, no se ventilarán detalles del caso”, explicaron en un comunicado.

Mientras tanto se abrió una investigación para determinar el grado de responsabilidad de Parisí. En este contexto, se realizaron algunos allanamientos para recolectar pruebas y se sumó la declaración del denunciado. Los procedimientos contaron con la autorización del juez de turno. En caso de encontrarlo culpable, la Corte de Justicia deberá tomar una resolución sobre su futuro laboral.