Una fiesta clandestina con al menos 63 personas es la que logró desbaratar la Policía de San Juan gracias a una denuncia anónima. La reunión ilegal, prohibida en tiempos de pandemia, se desarrollaba en una casa ubicada en calle Santa Fe y Riobamba, plena zona top del departamento Rivadavia. De las 63 personas presentes, 15 eran menores de edad.

Con la llegada de los uniformados, se dio por finalizado el evento social no permitido. Los detenidos fueron trasladados a la comisaría 28. En este tipo de infracciones toma intervención el Juzgado de Faltas que se encuentre de turno. En general, se multa a los presentes y se les ordena realizar tareas comunitarias.

Esta no fue la única fiesta clandestina en la que intervino la policía durante la noche del Jueves Santo. La comisaria 9, de Caucete, detectó una reunión social no permitida en la localidad de El Rincón. La celebración se realizaba en una casa particular ubicada en calle San Isidro y Colón. Allí se aprehendió a 11 personas, entre ellas dos menores de edad. Serán todos sentenciados en el Juzgado de Paz del departamento.

El 21 de marzo fue la última gran reunión social no autorizada que desbarató la policía. También fue en Capital y se registraron 60 aprehensiones, entre los detenidos había 35 menores de edad. Cuando los uniformados contactaron al padre del organizador, menor de edad también, dijo que no sabía el uso que le iba a dar a las instalaciones.

Las reuniones sociales con más de ocho personas continúan prohibidas en tiempos de pandemia. Para Semana Santa la Secretaría de Seguridad armó operativos en las calles para dar más rápidamente con este tipo de fiestas que generan olas de contagios. Desde el organismo informaron que la mayor parte de las fiestas a las que llegan los uniformados es gracias a las denuncias anónimas que hace la gente al 911.