Una familia sanjuanina atraviesa un verdadero drama a causa de la perra que adoptaron y criaron desde pequeña. Se trata de una cruza de pitbull con labrador, que en los últimos meses cambió radicalmente su carácter y se puso agresiva, incluso con los integrantes del clan: a uno le fracturó dos dedos. Ahora piden ayuda para que se la lleven, para así evitar sacrificarla.

//Mirá también: Una sanjuanina agredió con patadas a su hija de 15 años al intentar hacer que abortara

“Vivíamos en Rawson cuando nos regalaron la cachorra. Se crió en el departamento y nos vinimos luego a vivir a la casa. Desde hace 2 años venía con el problema de atacar animales, pero nunca nos había atacado a nosotros”, contó Érica Martínez a diario La Provincia.

La mujer, quien vive con su marido y sus dos hijos menores en la localidad de Albardón, contó que el animal empezó a atacar a las personas que pasan por la vereda de su casa. Incluso contó que pelea hasta con una cría que ahora es adulta. “Últimamente se puso muy agresiva y violenta y tiende a morder a otros perros. La perra siempre fue mala y no se dejaba agarrar. El tema es que cuando abrimos el portón ella sale afuera y le sale a correr a los caballos, o otras personas o a quienes van en bicicleta y tenemos miedo que muerda”, agregó la mujer.

La perra ya había atacado a un miembro de la familia que la adoptó desde pequeña.Diario La Provincia

Érica contó que hace pocos días la perra atacó a su pareja, quien terminó en el hospital con atención médica. “Necesito que nos den una solución, que se lleven esta perra porque tengo miedo que ataque a otra persona o a mis niños chicos. Busca siempre lugares para ingresar a hacer daño. Ataca los conejos y a la cría de la otra perra. Es el cuarto día que he llamado a la Secretaría de Ambiente para pedir ayuda pero nadie viene”, comentó.

//Mirá también: Pidieron 12 años de cárcel para el barrabrava de San Martín acusado de violar a su media hermana

Ahora la familia pide ayuda. Necesitan que algún refugio o ente público se haga cargo del animal. “No puedo seguir con esta perra porque es un peligro latente”, comentó. En este contexto, explicó que no quiere que sacrifiquen o tiren a la perra en cualquier lado: “No quiero ese final para la perra, y más porque nos hemos criado con ella y la hemos cuidado. Tampoco queremos tirarla para que ataque a otra persona. Queremos que nos ayuden”.