A una semana de conocerse el aberrante caso de una nena sanjuanina de 11 años que fue violada y embarazada por su padrastro, la Justicia hizo caso al pedido de la menor y este miércoles se le practicó la Interrupción Legal del Embarazo (ILE). Lo anunció Patricia Sirera, asesora de Menores, en una conferencia de prensa que se llevó a cabo en el edificio de Tribunales. Tras la operación la niña se encuentra estable, internada en una sala común del Hospital Rawson, y ya abrió sus ojos.

"La práctica médica fue realizada favorablemente, encontrándose la menor en recuperación y acompañada y contenida por el equipo interdisciplinario de profesionales del nosocomio. La menor está bien, tranquila. Corría riesgo su vida, además era su derecho después de ser víctima de una violación", explicó Sirera en diálogo con la prensa.

Comunicado oficial.

La menor tenía un embarazo de 18 semanas de gestación, producto de los reiterados abusos que sufrió a manos de su padrastro. Este miércoles debía declarar ante Cámara Gesell, pero ahora la Justicia esperará a que se recupere y no testificará hasta que no se constate que se encuentra bien de salud. Mientras tanto se encuentra bajo contención de los profesionales de salud, además, según Tiempo de San Juan, fue puesta en contacto con su hermana menor, que tiene 5 años. "Estaba preocupada y nos dijo que tenía miedo de que su hermana hubiera muerto, por lo que ahora están juntas", explicó la asesora de Menores.

El caso de la nena violada y embarazada por su padrastro se conoció la semana pasada en una escuela del Médano de Oro, en el departamento Rawson. La víctima estaba jugando con sus compañeras cuando se descompensó y fue trasladada a un centro de salud, donde descubrieron que estaba embarazada. La propia víctima se quebró y terminó acusando a la pareja de su madre de las vejaciones. Tanto el sujeto, que tiene más de 40 años, como la madre biológica están detenidos.