Un patrullero realizaba recorridas de prevención por calle Tucumán y Paraná, Concepción, cuando observan a un hombre de remera azul persiguiendo a otro, que llevaba un bolso marrón en sus manos. Por esta razón inician una persecución que termina con un joven de 18 años detenido, quien minutos antes había arrebatado esta mochila con pertenencias varias de las víctimas del robo. Cuando los uniformados dieron con el ladrón, los vecinos comenzaron a tirarles piedras a la policía. El detenido será juzgado por flagrancia.

Entre las pertenencias de la víctima, había dos teléfonos.

La persecución terminó cuando el malviviente ingresó a una casa del Barrio Dorrego, allí se subió a al techo de la vivienda y saltó hacia otro fondo. En este punto los uniformados pidieron colaboración de más móviles policiales. Finalmente se logró la aprehensión del sujeto. Gracias al palpado de urgencia, lograron secuestrar debajo de su pantalón una cartera de color marrón con elementos en su interior, entre los cuales había una billetera con documentación, dos teléfonos celulares y un juego de llaves.

El morral tenía una de las correas cortadas, tal como contó el damnificado.

Parte del personal policial llevó a cabo un recorrido en la zona para entrevistar a la presunta víctima pero no lograron encontrarlo. Los vecinos informaron que estaba realizando la denuncia en la seccional 2º. Los uniformados que se encontraban con el sospechoso en el lugar de aprehensión fueron agredidos por vecinos de la zona, quienes les arrojaron piedras y elementos contundentes.

En la comisaría 2º, el damnificado reconoció los elementos secuestrados. La víctima informó que mientras esperaba un remis, un sujeto lo abordó de atrás, le cortó el morral con un cuchillo y se lo llevó. El aprehendido, Lucas Guajardo, quedó alojado en sede de la seccional de Concepción a disposición de flagrancia. Quedó imputado por el delito de robo.