Un bebé de apenas dos años está luchando por su vida en el hospital Rawson. El pequeño tiene el 30% de su cuerpo quemado luego de que accidentalmente prendiera fuego el colchón de su habitación mientras estaba jugando. Su madre, Pamela del Carmen Spicalier, de 26 años, ingresó a la habitación a pesar de las llamas para salvar al niño. La mujer también sufrió heridas producto del acto heroico que protagonizó.

El siniestro ocurrió en el interior del barrio San Benito, en Pocito. Aparentemente, el bebé estaba jugando en su pieza cuando incendió un colchón. Rápidamente las llamadas se extendieron en la habitación, provocando la pérdida total de lo que había dentro. El bebé habría usado un encendedor para incendiar el colchón de dos plazas.

Inmediatamente sucedido el hecho, la madre del niño pidió ayuda, tomando intervención Bomberos y personal policial de la comisaría 7°. Al llegar al hospital, el bebé tenía quemado el rostro y ambos brazos. Se le realizaron las curaciones pertinentes, pero de igual modo se encuentra internado en la unidad Terapia Intensiva en grave estado de salud.

La madre del niño también está internada debido a las quemaduras sufridas al intentar salvarlo. El estado de la mujer es bueno y evoluciona favorablemente según informaron fuentes del nosocomio. Ahora los peritos terminarán de determinar si lo relatado por los testigos fue lo que pasó en la vivienda del barrio pocitano.