Dos jóvenes fueron liberados, este martes, tras pasar casi tres meses presos por una denuncia de violación. La víctima es una chica de 22 años que dijo que el pasado 25 de agosto fue a bailar y que cuando volvió a su casa la violaron dos amigos de ella a los que había invitado a tomar algo. El caso ocurrió en el departamento de Caucete, ubicado al Este de la provincia de San Juan.

La denunciante, cuya identidad se preserva por ser víctima de abuso sexual, había ido a bailar con su hermana a un boliche en otra localidad sanjuanina. Al regresar a su casa le escribió a Fernando Nicolás Olivera, de 21 años y Darío Maximiliano Ruarte de 23, para invitarlos a tomar algo. Según publicó Diario de Cuyo, los jóvenes también habían estado en un boliche tomando alcohol y siguieron bebiendo en la casa de la víctima.

La chica relató que su hermana salió a comprar cigarrillos y ella se recostó porque no se sentía bien. Cuando despertó tenía a Olivera encima y Ruarte se cambiaba a los pies de la cama. La víctima radicó la denuncia al otro día y ambos amigos quedaron detenidos. Pasaron meses hasta que, este martes, el juez Benito Ortiz, del Primer Juzgado de Instrucción, les dictó la falta de mérito y los liberó. Esto quiere decir que no hay pruebas suficientes para procesar a Olivera y Ruarte pero que seguirán siendo investigados.

El magistrado se basó en el informe psicológico de la víctima que mostró "importantes omisiones y distorsiones en el relato de los hechos" y que "no se valora una estructura lógica y coherencia interna, advirtiéndose además partes”. Además, luego de la denuncia la chica se desdijo y aseguró que cuando declaró la primera vez estaba “confundida, mareada” y que la situación le daba mucha “vergüenza”. El análisis del médico legista tampoco mostró signos de abuso sexual.