A partir de esta semana García Aresca pedirá liberar actividades y para ello establecerá un protocolo a seguir de manera estricta para cada una de ellas, con el objetivo de evitar contagios.

La idea del intendente de San Francisco sería habilitar más rubros comerciales, obras privadas y el trabajo de profesionales liberales, que cuenten con título habilitante y para ello mantendrá reuniones con el Centro de Operaciones de Emergencias central.

Con respecto al centro de aislamiento, el mismo funcionará en la Guardería Municipal Maestro Aguirre, en barrio Parque, donde se pusieron a disposición 150 camas que se sumarán a otras 50 que se ubicarán en el salón de Usos Múltiples, contiguo a dicho predio, destinadas a la atención de infectados por el covid-19, que deban cumplir una estricta cuarentena.

Dichas camas fueron adquiridas a partir de un aporte de 500.000 pesos que el Banco de Galicia hizo a la municipalidad de la ciudad para colaborar en la implementación de medidas para combatir el coronavirus.