La víctima tenía 75 años y murió tras querer separar a dos hombres que peleaban en la vía pública.


La jueza de Competencia Múltiple de la ciudad de Morteros, Alejandrina Lía Delfino, ordenó la libertad del único detenido en relación al homicidio de María Raquel Gudiño (75), hecho que ocurrió en la vía pública de la localidad de La Paquita el 6 de abril pasado.

Delfino adoptó esta decisión al hacer lugar al pedido de elevación a juicio presentada por la defensa de Germán Medina (35), quien estaba imputado como supuesto autor de “homicidio simple”. Su defensor, Rubén Caffaratta había solicitado el cambio de calificación por entender que su defendido no tuvo intenciones de matar.

En efecto, Medina es imputado ahora como supuesto autor de “homicidio preterintencional” y se dispuso que la fiscalía de instrucción ordene la inmediata libertad del acusado, quién se encuentra alojado en el penal de Bouwer en las afueras de la capital provincial.

Cabe recordar que el hecho ocurrió el sábado 6 de abril frente al domilicio de Gudiño, cuando Germán Medina se presentó aquella junto a un grupo de amigos exigiendo que saliera a la calle el nieto de la mujer, con el que mantenía algunas diferencias.

Cuando el joven, identificado como Julián Rimondotto salió, se inició una pelea y en su afán de separar a quienes se estaban golpeando, Gudiño recibió un golpe de puño de parte de Medina, se desvaneció y pegó con su cabeza en el asfalto. El golpe fue tan fuerte que quedó inconsciente y en cuestión de segundos murió.





Comentarios