Una joven mamá de Buenos Aires vivió un calvario de 50 días luego de que su pareja la trasladara obligada a la localidad salteña de Salvador Mazza y le quitara su celular para que no pueda comunicarse con su familia. Pero su mamá no se dio por vencida, fue a la Casa de Salta en Buenos Aires para pedir ayuda y logró rescatar a su hija, y a sus nietos.

La mujer de 19 años, y mamá de dos niños de 3 y 2 años conoció a su pareja en 2019 cuando ambos iban a un colegio de adultos para terminar la secundaria en Buenos Aires. Ella ya tenía a su hijo mayor, que en ese momento era bebé. Todo comenzó bien. El hombre quería al pequeño y los tres se mudaron a vivir a la casa del hermano de él.

Las agresiones comenzaron cuando tuvieron al hijo menor. Él hacía diferencia entre los pequeños, y era violento con ella. Insultos, golpes y abusos se convirtieron en una constante. Ella y su madre lo denunciaron en repetidas oportunidades, desde seccionales policiales del conurbano bonaerense hasta la Oficina de Violencia Doméstica (OVD), la Defensoría Zonal de la Comuna 1 y las oficinas habilitadas para brindar protección a niños, niñas y adolescentes en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Mientras la joven y sus hijos esperaban una vacante para vivir en un hogar para madres solas en Avellaneda, desaparecieron. En diciembre logró avisare a su mamá que estaba en Salvador Mazza. A partir de nuevas denuncias y declaraciones, el fiscal Cazón desprendió que el joven mantuvo a su pareja y los niños en Salvador Mazza bajo amenazas de muerte.

La mamá de la joven fue a la Casa de Salta en Buenos Aires a pedir ayuda. Su exposición llegó al despacho de la jueza de Violencia Familiar y de Género 1 de Tartagal, Carmen Juliá, el 6 de enero y la magistrada, sin demora, envió un oficio al fiscal penal de Salvador Mazza. Esa misma tarde, el fiscal Cazón dispuso consignas discretas con policías de civil en diferentes lugares y al día siguiente, en uno de los domicilios vigilados, efectivos de seguridad rescataron a la joven mamá y sus nenes. Poco después su pareja fue detenida en una verdulería.

En el caso intervino la Casa de Salta en Buenos Aires, el Juzgado de Violencia Familiar y de Género 1 de Tartagal, la Fiscalía Penal de Salvador Mazza, la Policía de la localidad fronteriza y la Fundación Volviendo a Casa.