Días atrás se conoció el caso de una joven mamá de Buenos Aires que, junto a sus hijos, fue secuestrada por su pareja durante 50 días en la localidad salteña de Salvador Mazza. La mujer logró volver a su ciudad y reencontrarse con su familia mientras su agresor está detenido, imputado por el delito de privación ilegítima de la libertad, coacción agravada y lesiones.

La víctima y el detenido comenzaron su relación en una escuela nocturna de Buenos Aires, donde ambos estudiaban para terminar la secundaria. Ella ya tenía un bebé. Se mudaron a vivir juntos a la casa del hermano de él y cuando ella quedó embarazada de su segundo hijo, él comenzó a ser violento. Ella lo denunció pero él, bajo amenaza de muerte, logró traerla en noviembre al norte del país.

Se instalaron en una casa en el barrio Pueblo Nuevo, en Salvador Mazza. El hombre, de 20 años, le quitó el celular a la mujer, y no la dejaba salir de la casa a menos que sea acompañada por él. También ejerció violencia física y verbal, y abusó sexualmente de ella. Un día la víctima logró ir a un cyber y escribirle a su mamá por Facebook, luego se comunicó a través de WhatsApp.

Su mamá pidió ayuda en la Casa de Salta en Buenos Aires, y desde allí se activaron los mecanismos para rescatar a la joven mamá y a sus hijos del calvario que padecías. El fiscal Armando Cazón ordenó allanamientos en viviendas de Salvador Mazza hasta que finalmente encontrar a las víctimas. El hombre quedó detenido, y en los próximos días se espera que la mujer amplíe su declaración.