A la lista de intendentes salteños acusados de corrupción se suma ahora el jefe comunal de Salvador Mazza, Rubén Méndez Salazar, quien fue imputado por los delitos de malversación de caudales públicos e incumplimiento de deberes de funcionario público, en grado de autor. La causa que lo investiga está en manos del fiscal Armando Cazón.

En octubre del 2020, el el presidente del Concejo Deliberante de Salvador Mazza, Carlos Blademir Villalba, denunció que Méndez Salazar incumplió con la Carta Orgánica del municipio. Por esto, el Concejo Deliberante dictó varias normas al respecto, entre ellas, la ordenanza 47/19, que crea un Juzgado Administrativo de Faltas y que fue vetada por el Ejecutivo ese mismo año, mediante la resolución 124/19.

El intendente también vetó la ordenanza 46/19, que establecía la creación del Tribunal de Cuentas del Municipio de Salvador Mazza, y la ordenanza 48/19, que fundaba la Procuración Municipal. En consecuencia, Méndez incurrió en el incumpliendo de sus deberes de funcionario público y privó a los habitantes de una correcta administración pública.

Según consta en el decreto de imputación, el Intendente también incurrió en el delito de malversación de fondos públicos, ya que hace dos períodos incumple con lo establecido por la Carta Orgánica, al no enviar el presupuesto de gastos para el año de ejercicio al Concejo Deliberante, lo que fue solicitado en diversas oportunidades mediante pedidos de informe.