Este 25 de agosto se cumplen 73 años del terremoto que revivió la celebración de fe más importante de toda la provincia de Salta. Es que en este día a las 3 de la mañana en 1948, toda la población se despertó al ser sacudida violentamente por un sismo. El epicentro del mismo estaba en la cuenca de Metán, y llegó a los 7 grados de la escala de Ritcher. Las calles estaban completamente desiertas cuando inició el terremoto.

Los vecinos se despertaron primero por el ruido, un eco tormentoso que se convirtió en un crujido espeluznante desde lo más profundo. El mismo fue seguido por lo esperado: el caer de copas, cuadros y otros elementos expuestos en vitrinas y estanterías. Las paredes se movían fuertemente, al igual que las puertas y ventanas. Muchos abandonaron las viviendas para correr a las calles, tal como estaban vestidos para mantenerse seguros.

Hace 73 años, un terremoto reavivó el culto por el Señor y la Virgen del Milagro.Juan Oscar Wayar | Facebook

A las tres y diez de la mañana se detuvieron las agujas del reloj de la Catedral, mientras que las campanas de San Francisco resonaban horrorosamente a causa de los sacudimientos. La ciudad se ahogó en las tinieblas al cortarse el servicio eléctrico, y el aire se cubrió por una densa nube de polvo. Para las tres y media, largas columnas de vecinos acampaban en distintos espacios como paseos públicos, buscando algo de protección, mientras que otros peregrinaron hacia la Catedral con una cruz de madera, acompañados por velas o antorchas improvisadas.

Fue entonces cuando monseñor Roberto José Tavella, el primer arzobispo de Salta dispuso que se abrieran las puertas de la iglesia para que los asustados fieles pudieran rezar y ofrecer sus oraciones al Señor y la Virgen del Milagro, para que los protejan del terremoto. Las clases de toda la provincia se suspendieron ese día, para verificar el estado físico de los establecimientos, y los diarios no pudieron ser voceados por las calles a causa de la falta de electricidad.

Hace 73 años, un terremoto reavivó el culto por el Señor y la Virgen del Milagro.Juan Oscar Wayar | Facebook

Toda la provincia sintió este terremoto, especialmente en Palomitas, donde se derrumbó parte de la estación del ferrocarril y resultó gravemente herido un miembro del personal; y la finca La Trampa, donde varias personas fueron heridas. Otros lugares como Aguaray, El Tunal, La Merced, Coronel Moldes, Río Piedras, Cerrillos, El Piquete, Rivadavia, Chicoana, San Antonio de los Cobres, La Viña, La Candelaria, Orán, Cafayate y Tartagal también fueron dañados.